Posteado por: Mario Enrique Sánchez | octubre 22, 2008

Siempre mientes, mientes, mientes

 

  Por Redacción
tVa.com.mx – 2008-10-22
Comenta la nota
http://tva.com.mx/wdetalle1831.html

 
Supongo que la mayoría de nosotros compartimos el pensamiento kantiano (sí, de Kant) sobre que la mentira es siempre moralmente incorrecta. Y aunque todos quisiéramos hacer lo “correcto” en bien de nuestra propia conciencia, la verdad es que todos mentimos, desde la clásica “Dile que no estoy”, cuando una persona indeseable nos busca al teléfono hasta mentiras grandes, grandes, de ésas que hunden a los países en terribles crisis morales, sociales y económicas.

Y en ese afán de no vivir en la mentira, se llegan a hacer muchas cosa. Prueba de ello es el trabajo que realiza el periodista de 42 años Cathal Morrow, quien ha emprendido la titánica tarea de no mentir durante un año con la intención de escribir un libro. El resultado lo podremos conocer el próximo año, cuando haya terminado su experimento que llevará por título El Kant completo; el primer capítulo ya está disponible en su sitio web.

Eso sí, uno se puede justificar sus propias mentiras aunque, en un acto de honestidad, uno no se puede mentir a sí mismo, pero lo que nos repatea es que nos mientan, ya saben, nos gusta hacer, pero que no nos hagan. La gran incógnita es ¿podemos saber cuando alguien nos miente con todos sus dientes?

Una de las técnicas más a la mano es observar el movimiento corporal de nuestro interlocutor, a eso se le llama quinésica y estudia el significado expresivo, apelativo o comunicativo de dichos movimientos.

Se dice, por ejemplo, que si la persona “mueve los ojos hacia arriba y a la izquierda” está mintiendo y que si lo hace “arriba a la derecha” dice la verdad. Lo anterior tiene su explicación en que la parte del cerebro que controla la imaginación está en el lado izquierdo y la de los recuerdos en el diestro.

Esa ardua, e incluso dolorosa, labor ha perseguido al hombre desde hace más de cien años, de donde datan las primeras investigaciones, máquinas y “elixires de la verdad”. En este afán, científicos estadounidense han creado un nuevo método que, a decir de ellos, podría ser infalible.

La dichosa técnica, que podría empezarse a aplicar en la vida real, consiste en analizar las imágenes cerebrales obtenidas a través de resonancia magnética funcional.

Qué tanto es tantito

Hace algunos meses, el diario británico Daily Mail publicó una encuesta realizada a 2 mil 500 personas; los entrevistados admitieron decir un promedio de cuatro mentiras diarias; en el caso de los hombres, cinco, y ellas, tres.

Las mentirijillas se referían mas bien a frases que casi todos utilizamos a diario para justificarnos y salir del paso. La que se puso a la cabeza fue la omnipresente “Todo está bien”, elegida como la más dicha con 28% de los votos.

Le siguieron otras como “Qué bueno verte”, “No tengo dinero”, “Te llamo”, “Perdón, no alcancé a contestar”, “Tenemos que vernos pronto” y “Ya voy para allá”.

Entre las 20 mentiras más usadas también están: “Estoy en un embotellamiento”, “No tengo señal”, “Por supuesto que te amo”, “Se me acabó la batería”, “Te llamo en un minuto” y la infalible, “No mi amor, no estás gorda”, para darnos una idea 23% de los ingleses dijo haberla dicho aunque en realidad crea lo contrario (¡Oh my God!)

Navegando por la red, encontramos en el weblog de MaxCalavera las 50 mentiras que más repetimos; algunas de ellas son:

 *Mañana te pago.
*Este curso me pongo a estudiar.
*No te va doler.
*Dos más y me voy.
*Justo iba a llamarte.
*Es culpa del árbitro.

*No, no tengo teléfono, pero dame el tuyo que yo te llamo.
*Sólo somos amigos.

*Necesito tiempo.
*Sólo la puntita.
*Te juro que no se lo voy a contar a nadie.
*El lunes empiezo la dieta.

Pero el estudio inglés fue más allá y reveló que la mayoría de estas frases se le dicen más a los compañeros de trabajo, luego a los familiares y por último a los amigos. Y que, ¡agárrense!, se le miente más a la familia que a los cuates (¡habráse visto!)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: