Posteado por: Mario Enrique Sánchez | octubre 16, 2008

¡Chale, cómo odio mi trabajo!

  Por Mario Enrique Sánchez
tVa.com.mx – 2008-10-16
Comenta la nota
http://tva.com.mx/wdetalle1805.html

 

En algún momento, todos hemos alucinado nuestro empleo, ya sea porque al jefe se le ocurrió una “urgencia” o de plano la chamba se vuelve tediosa y aburrida; éstas y otras razones motivan a la gente a decir “¡Odio mi trabajo!” y en la blogósfera no se quedan atrás

 Una chica con cólicos, cruda y desvelada

“¿Quieren saber lo que es ser ojete?

“Qué tal que es miércoles, previo a las vacaciones, quedamos seis tetas aquí trabajando (que en realidad seguimos aquí por otras cuestiones). Estoy mentando madres porque a mi jefecito se le ocurrió dejarme para mis ‘vacaciones’ escribir un articulito en inglés de Legal Privilege.”

Esto y más escribió Rojo/Mon para su blog “No era yo, era Albita”, donde finaliza posteando la frase: “Chale, cómo odio mi trabajo”.

Odio la máquina de cafés y la p*nche rutina

“Oh my Good!” es la bitácora de Guillote, quien en esta ocasión hizo un top ten de las cosas que odia de su trabajo; podemos destacar:

1.- Odia a la gente que se mete con su trabajo.
2.- Al típico compañero que se las da que todo lo sabe y no sabe absolutamente nada.
3.- El pedorro café de la máquina.
4.- Y el ruido de la impresora vieja de su oficina.

Por otra parte, en “Crónica para el (no) olvido” resaltan lo aburrido que es hacer lo mismo en el actual empleo de este blogger peruano:

“Se repite la pinche rutina desde hace nueve meses: recoger los diarios, revisar, resumir y recortar todo lo relacionado al ministro Pasco (antes Susybel), el ministerio y lo más resaltante sobre los dardos políticos, el PIB, la inflación y demás entuertos de la cadena económica que aún no me chorrea. O sea, una lata”.

Descripción de puestos

“El de sistemas: Líder de proyecto; nunca está cuando se le necesita, se la pasa en el chisme con el gerente.

El gerente: Conocido como el “ente”, es lo peor que puede ocurrirle a la compañía, tiene aires de grandeza y piensa que debe tratársele como al mismo Papa.

La Recepcionista: Su línea siempre está ocupada, pues se la pasa platicando con su familia, nunca toma bien los recados de los clientes y deja el cerebro en casa descansando”.

Son sólo unas de las cuantas cosas que Mónica odia de su trabajo y que desahogó en una de las entradas de su blog “Yo de nuevo“.

¿Y tú, odias tu trabajo?

Ya te hemos presentado historias con las que puedes identificarte, muy pocas en comparación con las miles que debe de haber, y es que me imagino que todos han pasado por un mal momento en su trabajo o de plano se sienten insatisfechos con lo que realizan; así que te invitamos a que nos cuentes tu historia.


Responses

  1. (risas)
    Quiza no lo odie siempre pero a veces pasan cosas asi.

    Y he aqui la conclusion

    Asi pasa luego


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: